Jump to content
Sign in to follow this  
naran

Adiós ZARCO

Recommended Posts

Se me pone la piel de gallina viendo tantos mensajes de apoyo por parte de la gente del foro y me doy cuenta que aquí hay gente humana y con sentimientos y que no sólo pensamos en nuestras máquinas que al fin y al cabo es algo material.Gracias compañeros.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Lo siento mucho compañero, te entiendo perfertamente a mi en el año 2002 se me murio un Husky con 8 años y en 2006 adquirí otro, a los animales se les llega a querer y mucho, en esta vida hay personas que te pueden dejar tirado cuando menos te lo esperas, pero tu perro jamás te dejará, estará contigo siempre en los buenos y en los malos momentos, mi nick es el nombre del Husky que se me murió en 2002.

Un saludo y animo :thumbsup:

Share this post


Link to post
Share on other sites

Joe, lo siento muchisimo, se lo que es perder a un ser que vive por tu cariño, que no comeria por que le toques un poco, un ser que lo da todo por uno sin pensarlo. LO se y lo siento muchisimo.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Por el cielo de los perros va, mi perro cojo con su muleta de plata. Junto al cielo de los perros, un cielo lleno de acacias y de niños y de madres; y de cantos y de alas.

Pero había un niño triste; cara de ausencia y nostalgia; siempre solo, siempre serio; a punto siempre de lágrimas.

Un niño con una mano; inútil, seca, sin alma, ay que infierno diminuto, era aquella mano lacia.

Desde su cielo, el niño, siempre asomado a la tapia, miraba a mi perro cojo y al mirarlo recordaba...

Un día en una placeta, un perro de pobre casta, una apuesta de buen tino, un silbido una pedrada...y un aullido que se aleja...y un perro, rota una pata.

¡Que frío remordimiento, sentía en su mano lacia!

Mientras tanto, en su cielo, mi perro jugueteaba, con una angelillo cojo, que era el ángel de su guarda.

Hasta que un día jugando, llegaron hasta la tapia, donde estaba el niño triste, a punto siempre de lágrimas.

Dejó de jugar mi perro, con su ángel de la guarda; se quedó quieto un momento, las orejas afiladas, luego afianzó la muleta, se apoyó sobre la tapia; Miró atento al niño, con una larga y antigua mirada, y el perro mirando al niño; recordaba, recordaba...

Un día en una placeta, hambre y sed en su garganta, un niño, la mano en alto; un silbido, una pedrada...y un golpe en su carne y sangre; sangre y dolor en su pata.

Pero los perros no saben, de rencores ni venganzas, por eso mi perro cojo, olvidando la pedrada, se echó atrás, tomó carrera, salvó de un salto la tapia.

Multiplicando mimos y abanicando palabras; con los ojos, con los dientes; con el rabo, con las patas; empezó a lamer la mano, inútil, seca y sin alma.

La lengua del perro fue, para aquella mano lacia; como un regreso de vida, como un reguero de savia, y los tendones muertos, de pronto resucitaban.

Satisfecho del milagro, rabo alegre, orejas gachas regresó el perro a su cielo, pura cojera de gracia.

El niño le dijo adiós, y al despedirlo lloraba, abanicando en el aire, la mano resucitada. Y el perro le dijo adiós, con su muleta de plata

 

 

Aris/Mar

Edited by absolut

Share this post


Link to post
Share on other sites
Por el cielo de los perros va, mi perro cojo con su muleta de plata. Junto al cielo de los perros, un cielo lleno de acacias y de niños y de madres; y de cantos y de alas.

Pero había un niño triste; cara de ausencia y nostalgia; siempre solo, siempre serio; a punto siempre de lágrimas.

Un niño con una mano; inútil, seca, sin alma, ay que infierno diminuto, era aquella mano lacia.

Desde su cielo, el niño, siempre asomado a la tapia, miraba a mi perro cojo y al mirarlo recordaba...

Un día en una placeta, un perro de pobre casta, una apuesta de buen tino, un silbido una pedrada...y un aullido que se aleja...y un perro, rota una pata.

¡Que frío remordimiento, sentía en su mano lacia!

Mientras tanto, en su cielo, mi perro jugueteaba, con una angelillo cojo, que era el ángel de su guarda.

Hasta que un día jugando, llegaron hasta la tapia, donde estaba el niño triste, a punto siempre de lágrimas.

Dejó de jugar mi perro, con su ángel de la guarda; se quedó quieto un momento, las orejas afiladas, luego afianzó la muleta, se apoyó sobre la tapia; Miró atento al niño, con una larga y antigua mirada, y el perro mirando al niño; recordaba, recordaba...

Un día en una placeta, hambre y sed en su garganta, un niño, la mano en alto; un silbido, una pedrada...y un golpe en su carne y sangre; sangre y dolor en su pata.

Pero los perros no saben, de rencores ni venganzas, por eso mi perro cojo, olvidando la pedrada, se echó atrás, tomó carrera, salvó de un salto la tapia.

Multiplicando mimos y abanicando palabras; con los ojos, con los dientes; con el rabo, con las patas; empezó a lamer la mano, inútil, seca y sin alma.

La lengua del perro fue, para aquella mano lacia; como un regreso de vida, como un reguero de savia, y los tendones muertos, de pronto resucitaban.

Satisfecho del milagro, rabo alegre, orejas gachas regresó el perro a su cielo, pura cojera de gracia.

El niño le dijo adiós, y al despedirlo lloraba, abanicando en el aire, la mano resucitada. Y el perro le dijo adiós, con su muleta de plata

 

 

Aris/Mar

Estas hecho un poeta Absolut,

Share this post


Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×
×
  • Create New...

Important Information

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web (personalizar anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico). Compartimos esa información con nuestros partners. Privacy Policy.