Jump to content

Conéctate para seguir esto  
Ocio

Cómo conducir y cuidar bien tu coche invierno: lo que NO debes hacer

Recommended Posts

28/12/2017

 

 

 

 

La mayoría de los conductores sabe cuáles son las precauciones que debe tomar cuando llega el invierno pero, ¿sabemos realmente lo que NO debemos hacer? Te lo contamos.

 

 

 

 

article-decalogo-conduccion-invierno-cui

 

 

 

 

En la época invernal solemos viajar menos por que las condiciones climatológicas hacen más complicados los desplazamientos. Por eso, hay que tener ciertas precauciones y aplicar técnicas de conducción segura cuando vayamos a coger el coche.

 

 

En invierno, la temperatura del asfalto reduce la adherencia de los neumáticos y más cuando llueve o nieva. El hielo también hace su aparición, y se mantiene prácticamente todo el día en las zonas de penumbra. Otra dificultad añadida que se produce en la estación invernal es la reducción de la visibilidad. Además de tener menos horas de luz, la lluvia y la nieve afectan a la visión del conductor y empañan los cristales del vehículo.

 

 

Por todo ello, es fundamental tener el coche a punto y muy recomendable revisar ciertos componentes esenciales para no llevarnos sorpresas desagradables. Pero, además de tener nuestro coche en las mejores condiciones, nuestra conducción no debe ser la misma que cuando nos desplazamos en otras épocas del año. Hay ciertos aspectos que debemos tener muy claros antes de ponernos al volante.

 

 

 

1. NO cojas el coche si no es estrictamente necesario

Conviene realizar una revisión para verificar que todo funciona correctamente. El sistema de climatización, los frenos, el alumbrado, los limpiaparabrisas, la suspensión, los neumáticos y todos los niveles. En épocas de mucho frio es aconsejable añadir un poco de anticongelante al líquido limpiaparabrisas.

 

 

2. NO te subas al coche con el abrigo puesto

Además de ser bastante incómodo para conducir, el cinturón de seguridad pierde eficacia al no estar pegado al cuerpo, pudiendo incluso llegar a ser dañino. Y un tanto de lo mismo para los más pequeños para cuando se acomoden en su sistema de retención infantil.

 

 

3. NO uses agua caliente sobre el cristal para limpiarlo de nieve o hielo

Los cambios bruscos de temperatura pueden romperlo. Lo más eficaz, seguro y barato es utilizar un rascador de hielo. Una tarjeta de plástico también vale. Además, para evitar la condensación de los cristales en el interior, se debe utilizar el aire acondicionado. La calefacción debe ponerse cuando los cristales estén limpios.

 

 

4. NO te pegues al coche de delante

Guardar la distancia de seguridad en una norma básica de conducción, tanto si hace más tiempo como si no. La distancia normal es de tres o cuatro segundos, es decir, unos 90 metros en autopista o autovía. En caso de condiciones adversas, se recomienda aumentarla hasta ocho o 10 segundos y también disminuir la velocidad por la pérdida de visibilidad y adherencia del neumático a la calzada.

 

 

5. NO frenes de manera brusca

El hielo no siempre es visible, por lo que hay que extremar la precaución y evitar frenar bruscamente. Es más seguro utilizar el freno motor sin soltar el acelerador de golpe, que el freno. Cuando te encuentres con bolsas de agua en la carretera, en lugar de frenar, es preferible sujetar con firmeza el volante y levantar suavemente el pie del acelerador.

 

 

6. NO apagues la luz

Durante la conducción con niebla o lluvia intensa es obligatorio encender al menos la luz de cruce, y es aconsejable usar también los antinieblas delanteros si se dispone de ellos. La luz antiniebla trasera está prohibida en estas mismas circunstancias, y solo deberá encenderse en caso de niebla densa o lluvia muy intensa. En caso de nevada ocurre un tanto de lo mismo. La luz antiniebla trasera no se pone, salvo que sea una nevada muy copiosa. Motivo: provoca deslumbramiento.

 

 

8. NO sueltes el volante

El viento puede provocar alteraciones importantes en la trayectoria del coche y puede ser muy peligroso cuando sopla fuerte viendo lateral o es racheado. Por ello, es  importante mantener la trayectoria sujetando con firmeza el volante contra el viento. Además, se debe prestar especial atención a elementos naturales que el viento haya podido depositar sobre la calzada (piedras, ramas, etc). Reducir la velocidad también es aconsejable.

 

 

9. NO te salgas del camino

Cuando la carretera esté nevada la conducción debe realizarse por las roderas que haya dejado otro vehículo si hay bastante nieve, y en paralelo a ellas en caso de que haya poca nieve. Es conveniente circular a poca velocidad y de manera constante.

 

 

10. NO dudes en parar

Cuando dejes de tener visibilidad y  no puedas distinguir el borde de la carretera ni a otros vehículos a una distancia segura, habrá llegado el momento de para el coche en un lugar seguro y esperar a que amaine la lluvia o la nieve. Si se puede, es preferible parar en un área de servicio. 

 

 

 

 

FUENTE:  http://www.autopista.es/trucos-y-consejos/articulo/conduccion-cuidar-coche-no-debes-hacer

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  

  • Navegando Recientemente   0 usuarios

    Ningún usuario registrado esta viendo esta pagina.

×

Información importante

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web (personalizar anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico). Compartimos esa información con nuestros partners. Política de Privacidad y Política de Cookies.